miércoles, 19 de marzo de 2008

AGUALONGO (II), un “paraco” del Rey de España, Don, Fernando VII. ¿CUALES RESTOS DE AGUALONGO




APRENDA (11) IDIOMAS GRATIS EN NUESTR WEB
www.livemocha.com











Popayán; El escritor e historiador Dr. ; Otto Morales Benítez, y el Periodista, Mario Montenegro Montilla (Der), en el “Congreso de Colombianistas, de la Universidad del Cauca”(agosto del 2000).-Opinan no sólo de Agualongo-, sino del importante trabajo periodístico en la ciudad, del lingüista nariñense y docente de Unicauca; Eduardo Rosero Pantoja, y del presidente de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Periodistas FIAP, capitulo de Nueva York. Lic.; Gilberto Crespo Crespo, ex compañero de labores en Bogotá de Morales Benítez, en el diario (EL TIEMPO)

_________________________________.





Ahora, a raíz de la aparición del libro sobre el coronel realista AGUSTÍN AGUALONGO, escrito por el ex parlamentario nariñense, abogado Emiliano Díaz del Castillo, donde informa sobre el hallazgo de los restos del posterior general Agualongo y cuyos despojos mortales fueron aparentemente encontrados en las bóvedas de la iglesia de San Francisco, ante la presencia de varios miembros de la Academia de Historia del Cauca, dos obreros contratados por el autor del libro publicado recientemente, un antropólogo de la Universidad del Cauca y ante la presencia del ex parlamentario conservador de Nariño Emiliano Díaz del Castillo, el mismo que pagó dos mil pesos a los obreros que “encontraron” a Agualongo Quinientos pesos por los botones de Cobre presuntamente del coronel realista y , el mismo personaje que aportó doscientos mil pesos a la Academia de Historia del Cauca, para buscar su ingreso ,que efectivamente consiguió.
Ahora dicho hallazgo se pone en duda, y echa a tierra este montaje, ya que todos los restos que se han venido depositando en las bóvedas de la colonial iglesia de San Francisco, en varias oportunidades y a través de 130 años” han sido depositados en fosa común y por lo tanto imposible de saber quien es quien “, informó el más veterano sacristán Pedro J. Hurtado, de 80 años y residente en la población de Calibío, al norte del Cauca.


HISTORIA DE UN PASTUSO REALISTA.



Este defensor de la Corona Española de raza indígena nace el 28 de agosto del año 1780.”Puse oleo y crisma”, dice Miguel Rivera. En el libro de confirmaciones del año de 1800 se lee “Agustín Agualongo, hijo legitimo de Manuel Agualongo y Gregoria Cisneros bautizado en esta iglesia. Fue padrino Don Salvador Zambrano”. En la iglesia de la Panadería de pasto.

En el año de 1811, Agualongo se alista como soldado voluntario, y “para servir al rey Fernando VII, Nuestro Señor y a la Patria”. Nada va a detener a este indígena leal, ni a romper su juramento”

“En el año 1816, ya Agualongo salió de la tropa para formar parte de la oficialidad como subteniente por sus méritos en las Campañas de la Cuchilla del Tambo, Pitayó, Genoy, Bombona, Calambuco, Barbacoas, etc. “en donde, En una de esas Batallas, le puso un certero disparo de mosquete al coronel payanés Thomás Cipriano de Mosquera, dejándolo como se le conoce en Popayán, convertido en el “general mascachochas”, por su defecto del maxilar inferior, donde dio el certero tiro de Agualongo”.








NUEVAS LEYES DE INMIGRACION A ESTADOS UNIDOS.
LIBRO ESTÁNDAR Y ELECTRONICO .CD.
PROBLEMAS SOCIALES, EMIGRACIÓN,
EDUCACIÓN, FOTOPERIODISMO, ETC.
fundiCauca10 años de vivencias. 320 páginas, fotos, música, mini vídeos. WINDOS MULTIMEDIA.
LIBROS ELECTRONICOS.CD ROM


-“
LAS DOS CARAS DEL PARAISO”.
-“RUSIA Y USA”.









































-“AGUALONGO UN AUTODEFENSA DEL REY DE ESPAÑA” (Ensayo).
De; MARIO MONTENEGRO MONTILLA


El escritor y periodista Julio E. Ocampo, autor de la Monografía de “El Libertador y el Municipio de Bolívar “(1794-1981).y Gestor posterremoto de 1983, del Barrio Parque de los Periodistas en Popayán, que lleva su mismo nombre.



-“Recogiendo más datos históricos sobre la vida del leal indígena realista Juan Agustín Agualongo de diferentes autores entre ellos, del escritor, historiador y fundador del Colegio Nacional de Periodistas del Cauca, Capitulo de Popayán; Julio Emilio Ocampo V. En su monografía sobre el general Simón Bolívar “El Libertador y el Municipio de Bolívar”(1794-1981).

Nos decía;”Como este jefe realista no aceptó pasarse a las filas de los patriotas que luchaban por la independencia, fue capturado en el caserío “El Castigo”, el 24 de junio de 1824 en la noche, por el coronel payanes José María Obando.
El 13 de julio del mismo año y a las 12 del día, pese a perdonarle la vida si renegaba de su lealtad a la Corona Española, fue fusilado en Popayán, en el sitio donde antes funcionaba el viejo hospital de la ciudad al norte del puente del Humilladero, que posteriormente se convirtiera en la * Cárcel Distrital”.


* Este sitio es ocupado en la actualidad, por el moderno edificio de la Lotería del Cauca, y en su justo punto geográfico, fue Levantado un monumento abstracto del escultor Edgar Negret, en honor al mítico Indígena patriota caucano Paéz; Juan Tama. Dicho complejo arquitectónico fue terminado por un ex gobernador de origen esclavista, que exigió imponer su apellido y como tal, lleva el nombre de su familia Negret y Mosquera.(En la gobernación del Cauca del primer indígena guambiano, Floro Alberto Tunubalá Paja).En la ceremonia de inauguración del monumento hecho por su tío Negret ,fue invitado de honor el senador indígena Paéz, Jesús Piñacue, y sin la presencia de la comunidad guambiana.Siguiendo la tradicional manipulación de etnias.(2000-03)

-“El leal Agualongo, “al lado de sus sargentos mayores Sinsajoa y Pasingo-presuntos autores de esa bella canción de batalla “La Guameña”, que fue entonada según historiadores, por primera vez por sus autores, en la batalla de Guapuscal el 12 de septiembre de 1811”.

Agustín Agualongo muere y el mismo día, por causas del destino, desde España le “llegaba la Cedula Real” como general de las tropas realistas del sur del país. (Esta supuesta Cedula Real, hasta el momento actual, no se conoce en copia u origina, haciendo parte del mito del héroe pastuso.)


Popayán; En la Academia de Historia del Cauca.

Popayán- El autor del libro AGUALONGO, Emiliano Díaz del Castillo, en la Academia de Historia del Cauca, presentando su obra. También en la foto; el escritor del libro “La Esclavitud en las Américas”, del docente y abogado nariñense
Arturo Pazos Bastidas.



LAS DERECHAS DE HOY, BUSCAN SUS RESTOS.



“En 1890, comienzan las inquietudes, investigaciones y visitas para dar con el paradero de los restos del indígena fusilado Juan Agustín Agualongo. Tomando la iniciativa en Pasto, los señores Thomas Hidalgo e Ildefonso Díaz del Castillo. No encuentran eco sus solicitudes y permisos en la colonial iglesia de San Francisco de Popayán, Cauca, Colombia”.

“En 1905 de acuerdo a las informaciones y el deseo por traer los restos del coronel indígena Agualongo, viajan a la capital del Cauca; el abogado Manuel Narváez y Cifuentes, el pintor José León Erazo y Julio Orbes Zapata, quienes encontraron una placa de piedra ya removida de su sitio, con la inscripción (AA), solicitando permiso de remoción al gobierno eclesiástico, que fue negado”.

“En 1940, al cumplirse 116 años de fusilado el aguerrido indígena Agualongo, los historiadores; Sergio Elías Ortiz, Ricardo Gómez y Absalón Martínez, visitan las criptas del templo de San Francisco de Popayán para buscar, rescatar los restos y llevarlos a su ciudad de origen y darles sepultura de honor en la iglesia de la Gobernadora de Pasto, de quien Agualongo fue su devoto, después del rey de España Fernando VII”.

-No consiguieron nada por que las tumbas o bóvedas son numerosas, antiquísimas y sin identificaciones-, y desconocían que en ese convento de franciscanos existían fosas comunes al interior de sus patios descubiertas en el terremoto del 83.
En 1950, son 158 años de espera y de inquietud. Se lleva a cabo la cuarta gran avanzada, -muchos obstáculos en el camino, total desconcierto, no se pueden identificar, nichos, criptas, osarios-.

SOSPECHOSO HALLAZGO, POR UNA LOGIA DE CIUDADANOS PASTUSOS Y DE ORIGEN CAUCANO-NARIÑENSES.

El 15 de marzo de 1980 y siendo las 10.05 AM, en las húmedas bóvedas de la iglesia colonial de San Francisco, sede del mismo convento de los Franciscanos en Popayán, el maestro constructor José del Carmen Castillo y su hijo José Enrique- guardaespaldas del senador Iragorri -,a quienes se les pagó dos mil pesos por el “descubrimiento” del cráneo, unos pocos huesos, un balín posiblemente de mosquete, y muchos botones de cobre y nácar presuntamente de la casaca militar del ya general Agualongo, por parte del ex parlamentario conservador nariñense, Emiliano Díaz del Castillo, y ahora escritor del nuevo libro del jefe realista pastuso.

En representación de la Academia de Historia del Cauca, asistió como tal, él mismo autor nariñense del nuevo Libro sobre la vida del héroe indígena fusilado. Se reunieron también en este acontecimiento caucano-nariñense; el medico José María Delgado Paredes, el antropólogo de la Universidad del Cauca, Miguel Méndez, Doña Nora Delgado de Hormaza y el autor del libro, Ildefonso Días del Castillo.


INTERROGANTES.



“Si como está comprobado que ha sido difícil localizar los restos del héroe pastuso en cinco avanzadas a Popayán, porque las criptas, bóvedas o tumbas no tenían identificaciones, y “a través de más de 184 años todos los restos depositados en bóvedas individuales sobre pared han sido varias veces colocadas en fosas comunes para posteriormente volver a ocuparlas”, según el más veterano sacristán al servicio de esa colonial iglesia de San Francisco, Pedro J. Hurtado. Es imposible a ciencia cierta y ante cientos de huesos esparcidos por doquier, saber cuales huesos y cual cráneo, aunque tenga un orificio de bala, sean los del general fusilado, y cuales -pertenezcan a las cientos de “beatas” del viejo Popayán, que pidieron a sus encumbrados familiares, -ser enterradas en las elitistas bóvedas, de la cuatro veces centenaria iglesia-, o a uno que otro oficial de alto rango militar, que muy seguramente fue inhumado con todos sus arreos militares, que hoy con el supuesto hallazgo de los restos del general Agustín Agualongo, y que los botones de su casaca militar son tantos.
- Nos hace pensar y suponer- que el jefe indígena realista, no usaba casaca, sino sotana”.

-El concepto científico que emitió el docente de la Universidad del Cauca y que resultó” no ser antropólogo- ahora funge de poeta y novelista-, ni acreditar algunos títulos. No le permitió a este periodista una Entrevista sobre este sonado “caso histórico” .



-Según docentes compañeros y miembros de la Academia de Historia del Cauca, el concepto dice;”El cráneo encontrado de Agualongo, presenta una fractura sobre el temporal derecho hacia la parte superior del oído, el cráneo es característico mesocéfalo dominante caucasoide, a primera vista debe efectuarse una radiografía para examinar sus detalles, el fémur nos manifiesta que tenía una estatura de 1.58 metros y nunca de cinco pies como lo manifiestan algunos historiadores. Esta medida 1.50, no está en mi concepto”.



CONCLUSIONES.


“Desvirtuado, o puesto muy seriamente en duda el hallazgo de los restos del general Agualongo, situación que más bien parece la estratégica promoción de un Libro sobre el ex jefe realista nariñense y de los Directorios Conservadores de Pasto, orquestados por el ex parlamentario nariñense Emiliano Díaz del Castillo, sobre el indígena realista Juan Agustín Agualongo, como estrategia pre-electoral en el sur del país para elecciones de “mitaca”.

Temas históricos que a las nuevas juventudes nariñenses, y a la clase popular pastusa poco interesan como ejemplo, pues son de avanzada, alternativos y no de derecha clerical y realista....como desafortunadamente lo fue, el leal coronel y primer paramilitar, opuesto a la independencia de España, Agustín Agualongo y Cisneros, para felicidad del rey Don Fernando VII, y para terror de los guerrilleros de esa época de la Nueva Granada, patriotas José María Obando y del “general mascachochas“.El soberbio Thomas Cipriano de Mosquera, quien estuvo a punto de no ser cuatro veces presidente de Colombia, ni menos, acomodarse el grado 34 de la masonería, por causa del mosquetazo de plomo, que le metió mi “general” Agualongo”.


Popayán; El historiador, ex gobernador del Cauca y asesor, Diego Castrillón Arboleda, lee El Diario La Prensa de Nueva York, que cumplió 85 aniversarios. A la (Der) el corresponsal del periódico de Nueva York, economista; Mario Montenegro Montilla, autor de este ensayo histórico.

NOTA DEL AUTOR. Posteriormente al finalizar el milenio, los “restos” del héroe realista indígena, fueron llevados con toda pompa, acompañados de sendas comisiones de ambas Academias de Historia del Cauca y Nariño ,y depositados en una tumba construida para este acontecimiento, en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Pasto, y financiado dicho monumento fúnebre por el Banco de la República-sección cultural.

Al calor de danzas y bandas folclóricas de los colegios llevados al evento, y de los consabidos discursos veintijulieros de la minoritaria derecha pastusa.

Finalmente las ceremonias fúnebres fueron adornadas con anécdotas, como la casi perdida de los “restos” por un frustrado Volcamiento del vehículo en las profundidades del Rió Mayo, y después la real desaparición de los mismos, que fueron “robados” de su nicho en Pasto, por un Comando del Movimiento Colombiano derechista –rojaspinillista –y guerrillero M-19 ,extinguido en la actualidad, con los “restos” de quien fuera un leal “paraco”(paramilitar) derechista al servicio de la monarquía española, que en esa época nos negaba la independencia de nuestra naciente patria, del yugo español.


-Hoy en el 2008 desgraciadamente infestada de lo mismo, pero con otro imperio que es peor, el yanqui. Y un gobierno nacional uribista y pro paramilitar, gestor de las autodefensas, y de multitudinarias Marchas, en contra del actual Ejercito Popular Revolucionario de Colombia, FARC,. Dejando de lado sospechosamente, -el mismo medicamento de oposición-, de protesta por el terrorismo de estado, las detenciones y desapariciones, el secuestro y las miles de fosas comunes del paramilitarismo narcotraficante, así como por el desplazamiento de más de cuatro millones de colombianos, que sufren en esta maldita guerra que lleva mas de 45 años, y sin contar las anteriores, como la guerra de los “Mil Días”, también iniciadas por los enfrentamientos fratricidas del bipartidismo, que en este año del 2008, está acrecentándose, contra el gobierno Bolivariano de Venezuela, y donde en un rifirrafe de los presidentes; el derechista Álvaro Uribe Vélez y el izquierdista, HUGO CHAVEZ FRIAS, gestor del “Nuevo Socialismo del Siglo 21” quienes adelantan un posible Acuerdo Humanitario para lograr que las FARC, dejen en libertad, a un grupo de miembros de la policía y oficiales tomados como rehenes, así como dejar en libertad a tres mercenarios norteamericanos y a la ex candidata presidencial, INGRID BETANCURT, que fue secuestrada hace mas de 6 años.


Dentro de los 45 rehenes que tienen los guerrilleros, algunos de ellos llevan 10 años en cautiverio en las selvas inhóspitas del sur oriente colombiano, justamente por los mismos territorios que asolaba el guerrero indígena paramilitar, quien no deseaba en esa época de 1824, la independencia de España, de nuestra patria Colombia, que al final en 1810, fue independizada por el Libertador de 5 Repúblicas; el Venezolano; SIMON BOLIVAR
Escribió;* MARIO MONTENEGRO MONTILLA.


Egresado en Economía política e historia.The Henry George School of Social Science.Universidad de Nueva York, miembro de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Periodistas,FIAP de Nueva York, y cogestor del barrio Parque de los Periodistas “Julio E. Ocampo” de Popayán.



ARTESANIAS ALBERTO CALDAS”.
Fabricamos; Juegos de ajedrez figuras europeas, casitas de mascotas, PUERTAS SOBRE MEDIDAS. Calle 4 No 12-79 Tel, 225732.POP.



“------------------------------------------------------------

-La historiadora NORA DELGADO DE HORMAZA, refuta al periodista Mario Montenegro Montilla.




IGLESIA COLONIAL SAN FRANCISCO, DONDE SE “ENCONTRARON” LOS RESTOS DE AGUALONGO ANTES DEL TERREMOTO DE POPAYAN EN 1980.

NOTA; este artículo fue publicado en el semanario PROYECCIÓN DEL CAUCA, segunda quincena de mayo de 1983, pagina 12.por la empresaria de ferreterías, y familiar de varios de los testigos presénciales y quién fungía de jefe de debate del Dr Díaz del Castillo.



Por; NORA DELGADO DE HORMAZA.
De la Academia de Historia del Cauca.



Resulta bastante anodino y sin ningún fundamento, el artículo publicado en la segunda quincena de marzo pasado, en el periódico “Proyección del Cauca” por un señor Montenegro Montilla, persona no conocida dentro del periodismo. El escrito de dicho señor, que está bueno para EL CALEÑO, dado el desconcertante e inculto título, y lo insidioso del tema, parece más bien un ensamblaje de mal gusto pagado por “interesados”, que intentan falsear lo que realmente constituyó un hito para la investigación histórica de Colombia. Cuándo el jurisconsulto, economista, veterano e incansable historiador, autoridad en muchas publicaciones importantes, Emiliano Díaz del Castillo Zarama, logró la feliz realización de localizar los restos del líder realista Agustín Agualongo”.

“¡Cómo se nota que el señor Mario Montenegro Montilla no entendió (si acaso lo leyó), el libro “Agualongo “escrito por el doctor Díaz del Castillo! Este notable trabajo, claro y cuidadoso aceptado por la Academia Colombiana de Historia, ha merecido elogio de personajes dedicados a la labor Histórica, la de intelectuales, la de renombrados periodistas.
A propósito para conocimiento del señor Montenegro Montilla. El doctor Emiliano Díaz del Castillo, no es solo un ex parlamentario. El conserva títulos vigentes de mucho Honor.”Su currículum vitae”, es tan brillante y extenso que no sólo le hace honor al Departamento de Nariño, con su destacada personalidad, sino a todo el país. En su oficina se puede mirar muchos Diplomas y merecidas condecoraciones que acreditan su valiosa y respetable cultura. Los que tenemos la grata oportunidad de contar con su amistad, descubrimos fácilmente, que la política la considera en un segundo plano dentro de sus variadas inquietudes intelectuales. Encuentra conveniente enrolarse en las listas electorales, dado el amor que le ha demostrado a su patria chica para servirla desinteresadamente.

Y ha cumplido sus compromisos a cabalidad: con inteligencia, eficiencia y mucha honra cuando le ha tocado desempeñar posiciones del gobierno. La derrota electoral de su lista política no afecta en absoluto su integra personalidad. Ni jamás tuvo la intención de publicar su libro “Agualongo” para lograr votos electorales, como insinúa Montenegro. Mal podría ser así, cuando su entusiasmo y absoluta disciplina por la investigación de la localización de los restos de Agualongo, lo llevaron a dedicarse a esta búsqueda, más de 25 años; la excelente revelación de su trabajo, fue durante el período que se desempeñara como senador de la república. Para terminar este breve esbozo sobre el importante historiador doctor Emiliano Díaz del Castillo, Quiero comentar también, Que el hermoso gesto de donar a nuestra honorable Academia de Historia, una partida del senado para dotación, es una acción positiva y elocuente de su señorío y generosidad.



Para la honorable Academia de Historia del Cauca es un honor considerar como miembro correspondiente al doctor Díaz del Castillo. Pero que sepa el señor Montenegro Montilla que la honorable Academia no vende títulos por que no está en subasta, ni el doctor Díaz del Castillo está interesado en adquirir más honores, sobre los muchos que a venido cosechando con su apreciado talento, a través del tiempo fructífero de sus actos. Es miembro de cuatro Academias de Historia en el país. Y es de un congénito valor personal.
Estuve personalmente en el concienzudo y delicado trabajo de la localización de los restos de Agualongo, donde participaron, médicos como el doctor José María Delgado Paredes, ex catedrático de la Universidad Nacional de Colombia, experimentado profesor de anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad del Cauca, conceptuando después de un minucioso análisis y mediciones, que aquellos restos se ajustaban fielmente a la descripción histórica de la anatomía de Agualongo. Entre los restos se halló una” tibia”, que explica por qué Agualongo entró cojeando a Popayán cuando lo trajeron preso, con una pierna en mal estado. Indagación reforzada por el antropólogo, doctor Miguel Méndez Gutiérrez, egresado del Instituto de Antropología de Bogotá, profesor de humanidades de la Universidad del Cauca, con una Larga experiencia de conocimientos de investigación arqueológica y Antropológica, adquiridos en Francia, Brasil y México. Su reciente trabajo investigativo en la “Balsa”, departamento del Cauca, le valió justo reconocimiento de connotados arqueólogos de otras partes.

El hallazgo de los restos del guerrero Agustín Agualongo, no encierran misterio alguno. Es claro y preciso, no obstante su meticulosa confrontación. Personalmente busqué al señor José del Carmen Castillo, indicado por Monseñor Gersaín Marín, ilustrado sacerdote de singular inteligencia. Párroco de San Francisco y quien estuvo presente también en dicha investigación. El maestro Castillo como afablemente se le llama, compareció con un hijo suyo. El doctor Díaz del Castillo no los conocía, hasta mi presentación. Al finalizar el trabajo se le preguntó cuanto se le debía por la apertura de las tumbas. Cobró 1.500 mil quinientos pesos, empero se le dieron $ 2.000.

Como es obvio él trabajaba para recibir remuneración, sin pretensiones de investigador histórico.

“Es absolutamente falso el decir también que los restos de Agualongo, estaban en fosa común. Al tumbar los ladrillos divisorios de la profunda fosa, justamente la que señalara años atrás el patricio payanés, historiador y catedrático doctor Arcesio Aragón; acrecentaba dicha aseveración por cuanto afirma que cuando era joven acompañaba a sus familiares al osario de San Francisco, en una placa de lata rezaba el nombre de “Agustín Agualongo” tales testimonios son coincidentes por la ubicación de la cripta, en que aparecieron a la vista, el Esqueleto de un hombre adulto y sólo un cráneo, con un orificio en el parietal derecho.
Bien claras se encuentran estas circunstancias en el trabajo del doctor Díaz del Castillo. Presencié el hecho del principio al fin, de lo que doy Fe. Éramos un grupo de 8 a 10 personas.
No es extraño que tantas gentes que anduvieron en la búsqueda de estos restos, como dice Montenegro Montilla, no lograran su localización. Considero que la clave del éxito radica en la tenacidad, la convicción, la constancia, la integridad personal, El ser auténtico, identificándose con hechos y conocimientos a fondo dentro de una profesión y de la intelectualidad. Por esto fue el logro del doctor Díaz del Castillo con su investigación, a pesar de la insidia de muchos. Para terminar: la honorable Academia de Historia del Cauca, a la que tengo el honor de pertenecer, me autoriza para que rete a la persona que crea que los restos hallados por el doctor Emiliano Díaz del Castillo no son los de Agualongo, y lo demuestre con los mismos estudios médicos, antropológicos, eclesiásticos, investigativos, del Agustín Codazzi de Bogotá y estudios químicos y balístico que confirmaron este positivo hallazgo.
Cabe aquí citar al autor de este descubrimiento histórico, con el epígrafe de su obra;”sí antes de este estudio era difícil probar que los encontrados son los restos de Agualongo, ahora es más difícil probar que no lo son”


Escribió; NORA DELGADO DE HORMAZA
De la Academia de Historia del Cauca.




AL MAL TIEMPO. DEMOLICIONES.

Escribe;
GUIDO ENRIQUEZ RUIZ.


AGUSTÍN AGUALONGO.


asando a temas menos espinosos, leí un artículo del periodista payanes Mario Montenegro Montilla, quién trataba de demoler al escritor nariñense Emiliano Díaz del Castillo Zarama por haber narrado en su libro “Agualongo” como se encontraron en la cripta del templo de San Francisco de Popayán, los restos del jefe realista Agustín Agualongo a cuyas andanzas debió el gran general Tomas Cipriano de Mosquera su apodo de “Mascachochas”. En la demolición iban incluidos el médico José María Delgado Paredes, el antropólogo Miguel Méndez Gutiérrez, Doña Nora Delgado de Hormaza y hasta el maestro de construcción José del Carmen Castillo quién fue contratado para extraer al general Agualongo de su no definitiva morada en donde hubo antes una placa que tenía las letras A.A. Por las que Don Mario puede deducir que no era la tumba del aguerrido nariñense sino del Mausoleo de Alcohólicos Anónimos. El artículo en mención indignó sobremanera a Doña Nora Delgado de Hormaza, miembro de número de la Academia de Historia del Cauca, quién a su vez emprendió la demolición del irreverente periodista y retó a todos los que no crean que los restos son (ibídem) los del general Agustín Agualongo y Cisneros. De todos modos, en esto de investigaciones y búsquedas de cosas que uno no ha perdido le va Tocar a Don Mario hilar delgado para Que no corra el riesgo de que se le ponga el monte... negro.

...http://personal.telefonica.terra.es/web/logiahermes13/medios.htm#cierva..................................................................................................................................................................




EL PERIODISTA SILVIO CERON ESCOBAR, RECIBE UNA MENCION DE HONOR DEL GOBERNADOR DEL CAUCA; CESAR NEGRET MOSQUERA
.......................................................................................................................................................................


Aparece un doliente de AGUALONGO.


Desde Pasto, nos escribe un nieto del reconocido historiador narinense,DR, SERGIO ELIAS ORTIZ CORTEZ.

EL NIETO DEL HISTORIADOR PASTUSO Y DOLIENTE, DE APELLIDOS ORTIZ TOBON, no solo se va lanza en ristre contra 'el zambo Simon Bolivar'(según sus popias palabras), sino que arremete contra el suscrito al tildarlo de pastuso vendido. para el señor Ortiz Tobon, es conveniente que se entere, que el suscrito editor de este blog, es nacido en la ciudad preclara de POPAYAN , columna vertebral de la historia de Colombia, en 1943




LA IGNORANCIA ES ATREVIDA. (AGUALONGO, un “paraco” del Rey de España, Don, Fernando VII. POR; MARIO MONTENEGRO MONTILLA. Pagina 3“¿CUALES RESTOS DE AGUALONGO )

























Recibidos
X





















Sergio Ortiz

para usuario

mostrar detalles 25/12/08









Responder


Es una vergüenza que un alguién se atreva a escribir sobre una persona que encarnó el verdadero sentimiento de un pueblo con respecto a un, miserable, ladino, sifilítico y terrateniente comandante de una supuesta independencia que el pueblo pastuso no aceptaba.


Usted, señor Montenegro debería leer un poco más acerca de la historia de un pueblo y no acerca de la estúpida y colonial historia "heróica", pero si su afán es buscar datos y no vidas, pues lea a don RAFAEL SAÑUDO "ESTUDIOS SOBRE LA VIDA DE BOLÍVAR" y entenderá, si le es posible hacerlo, por qué el pueblo (no sólo el Señor Brigadier General Agustín Agualongo) Pastuso reaccionó a la guerra de independecia y por qué la mayoría de guerreros del sur eran indígenas.


Su comparación con el paramilitarismo actual me parece denigrante, ofensiva y reaccionaria no sólo con el Señor Brigadier General Agustín Agualongo, sino con la gente que ha tratado de liberar a mi tierra y a mi gente pastusa de la historia oficial para construir una historia propia en donde mi pueblo y mi región fueron capaces de mantener su dignidad por encima del salvajismo del "zambo Bolivar" y el abandono de la corona española a mediados de la década comprendida entre 1810 y 1820.

Existe un libro muy interesante, si es el caso de que Montenegro lea, que se llama "AGUSTÍN AGUALONGO Y SU TIEMPO" del historiador, antropólogo, músico, lingüísta, museólogo, maestro del instituto etnológico nacional (cuna del pensamiento social colombiano) y pastuso SERGIO ELÍAS ORTIZ CORTEZ. Él, mi abuelo, luchó para que en Pasto no primara la inmediatez de pensamiento y no se olvidara la lucha de un pueblo por su libertad, mi abuelo, reconocía la facilidad con la que Popayán era manipulado y como entregaba la tierra de los indígenas a las élites y eso era Obando, Flóres, Bolívar, Mosquera y otros. Por cierto sabía que Obando le ofreció tierras y el título de coronel del ejército independentista al Señor Brigadier General Agustín Agualongo, entonces le complemento su historia heroica con que Obando era un capitan del ejercito realista y al ser capturado vendió su alma por tierras en el Cauca y el título de capitan del ejército del zambo Bolívar... señor Montenegro, respeto a la gente de Popayán, pero un pastuso no se vende

De la tierra en que yo muera, surgirá cómo una espiga, roja y negra, de la pólvora y la sangre, mi Bandera.


Esto dijo el Señor Brigadier General Agustín Agualongo.


Señor Montenegro lea.


Sergio Elías Ortiz Tobón.




-----------------------------------------------------------------------------------------------


diariodelsur@diariodelsur.com.co
FALLECIÓ EN BOGOTA EL HISTORIADOR NARIÑENSE EMILIANO DIAZ DEL CASTILLO ZARAMA, ESCRITOR DEL LIBRO "AGUALONGO, SUS RESTOS Y LOCALIZACION".Q.E.P.D.

EL DESPERTADOR DEL SUR

Jorge Arturo Bravo

En memoria del Dr. Emiliano Díaz del Castillo
Otro de los grandes e ilustres hombres nariñenses ha partido a los confines de la eternidad, en ese viaje sin retorno hacia la Divina Providencia. Pues en pasados días, a los 86 años de edad, murió en Bogotá el doctor Emiliano Díaz del Castillo, educador, historiador, investigador, escritor y político.
Un hombre que supo brillar con luz propia desde todos los espacios, desde todos los escenarios locales, regionales, nacionales e internacionales, donde le correspondió actuar, como educador, como historiador, como escritor, como investigador, como político o como conferencista y también como hombre público que fue y donde ocupó todos los cargos que, por elección popular, brinda la democracia colombiana; de hecho, fue concejal, diputado, representante a la Cámara y senador de la República, representando siempre a su partido conservador.
Se ha ido quizá el último de los patricios, ese hombre que no obstante su alta alcurnia a la cual perteneció, sus grandes capacidades intelectuales y profesionales, no escatimó esfuerzo alguno para demostrar a los demás su sencillez, su don de gentes, su generosidad y ante todo el amor por su región, por su patria chica, por la patria de sus mayores.

Me cabe el honor de haberle rendido, en vida, un homenaje, al publicar su biografía que recoge su vida y su obra, y entrar a formar parte de la serie titulada "Hombres Ilustres de Nariño III", una obra que ya se encuentra en las principales bibliotecas de nuestras universidades, de algunas instituciones educativas oficiales como privadas y también en las bibliotecas familiares, en la misma biblioteca del doctor Emiliano Díaz del Castillo y eso, para mí, es una inmensa satisfacción.

Desde este espacio hacemos llegar a la familia Díaz del Castillo Zarama, a su esposa, a sus hijos, a sus hermanos y demás familiares, mis sentidas voces de condolencia y elevamos una plegaria al Todopoderoso por su eterno descanso. Paz en su tumba.
Y los pastusos, como siempre, en deuda con nuestros ilustres personajes, que se van muriendo prácticamente en el olvido. Pero no es tarde para rendirle nuestro homenaje, así sea póstumo, pues tiene la palabra el gobierno municipal y departamental y particularmente la Academia Nariñense de Historia y la Universidad de Nariño.


“EL PINAR”

PISOS TECHOS Y
MACHIMBRES.
Venta de pisos y cielorraso en maderas finas, secas, inmunizadas, triplex. Molduras para marquetería, guarda escobas, tabla para formaletas.

PUERTAS SOBRE MEDIDAS.

ALMACEN CALLE 4
No 15-55 esquina.

Tel,8-21-04-90.Popayán.
FABRICA, autopista Norte, VÍA A Cali
.


file:///C:/Documents%20and%20Settings/Personal/Mis%20documentos/Mis%20documentos/10--COMENTARIOAL%20LIBRO%20DE%20%20DIAZ%20DEL%20CASTILLO.-AGUALONGO.....htm

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.